Black Ipa. Un Oxímoron en tu cerveza

Continuamos hoy con un nuevo miembro de la familia de las Ipas.

Tal como dice el libro de estilos (BJCP). El término “IPA” se utiliza como un descriptor singular de un tipo de cerveza lupulada y amarga. No está pensado para ser explicado como “India Pale Ale” cuando se utiliza en el contexto de IPA Especial. Ninguna de estas cervezas históricamente fue a la India y muchas no son pálidas, pero el mercado de la cerveza artesanal sabe qué esperar en balance cuando una cerveza se describe como “IPA” y eso no es otro que cervezas con un marcado acento en el lúpulo

La cerveza de la que hablaremos hoy es la conocida como Black Ipa o Ipa negra, que no siempre fue conocida así, versiones similares también fueron conocidas como  Cascadian dark ale (CDA) o American Dark ale.

Básicamente podríamos decir que es una Ipa de color negro, incluso en una cata a ciegas deberíamos pensar que es una Ipa normal.

Pero un momento, ¿Una Ipa negra?;

¿Las ipas no deberían ser pálidas como su nombre indica?. Pues no siempre, Estamos ante un término (Ipa negra) que contiene un oxímoron.

¿Y que es un oxímoron?  es básicamente una  figura literaria que consiste en usar dos conceptos de significado opuesto en una sola expresión, ​ que genera un tercer concepto que suele crear nuevos significados metafóricos o sarcásticos. Con lo que volviendo al principio sí estamos ante una India Pale Ale de color negro.

Es una de esas cervezas que podemos englobar en las variaciones de la Ipa, que son  fruto de la experimentación e innovación que se van haciendo cada día más en los estilos en las técnicas, o en el uso de ingredientes en el mundo de la cerveza craft.

En el BCJP está clasificada como Ipa de especialidad en el apartado (21B).

Históricamente la cerveza oscura, fuerte y lupulada no es algo nuevo. Se conocen cervezas con características similares al menos desde finales del siglo XIX.

La black Ipa

Pero concretando se trata de una variación del estilo IPA Americana elaborada primero comercialmente por Greg Noonan como Blackwatch IPA alrededor de 1990, popularizándose en el Pacífico Noroeste y el Sur de California a principios de la década de 2000. La primera Ipa negra en ganar una medalla en el American Great Beer Festival fue en 2009 y entrando en el libro de estilos en 2015.

Al ser una cerveza en la que se usan maltas oscuras (para que se obtenga su color oscuro), cuando se elaboran, lo más difícil es que estas no aporten apenas sabor, ni aroma.

El objetivo es que al tomar una Black IPA encontremos mucho lúpulo tanto en aroma como en sabor así como ciertas notas a café, regaliz, chocolate en un segundo término y de manera casi testimonial.

En este aspecto podría estar la clave para diferenciarla de otros estilos como el American Stout o las Porters más lupulizadas en los que las notas torrefactas son mucho más evidentes.

Estamos ante una cerveza con el balance y la impresión general de una IPA Americana con un tostado restringido similar al encontrado en las Schwarzbier. Sin el carácter tostado-quemado de las Porter y Stout Americanas, con menos cuerpo y una aumentada suavidad y fácil de beber.

El color varía de marrón oscuro a negro pueden ser muy limpias o ligeramente turbias, La espuma suele ser densa y abundante de color crema.

Como ocurre con las IPA, el amargor es importante aunque este oscila entre 40 y 70 IBUs, normalmente. El alcohol, lo mismo, un rango entre el 5,5% y el 7%.

El aroma a lúpulo suele ser de  moderado a alto. Si se ha utilizado la técnica del dry-hopping, puede tener un aroma más potente, floral, herbal o a hierba, aunque esto no es indispensable. El aroma a malta oscura es muy bajo. Puede incluir notas muy suaves de chocolate, café o tostado.

Suelen tener un cuerpo y una carbonatación media que puede dar lugar a una leve cremosidad. Una suave tibieza de alcohol puede ser detectada en las versiones más fuertes.

En cuanto al sabor, el toque a lúpulo será de medio a alto (que para eso es una Ipa) encontrando notas de bayas, tropicales, frutas de hueso, cítricos,  melón y pino. La amargura puede permanecer en el retrogusto, pero nunca debe ser áspera. El sabor a malta base es generalmente limpio y de baja a mediana intensidad y opcionalmente, puede tener bajos sabores a caramelo o toffee.

 Las características recogidas en el libro de estilos (BJCP) son:

Rango de color: 25-40 SRM.

Gravedad original: 1050-1085 OG.

Gravedad Final: 1010-1018 FG.

Rango de IBU: 50-90.

Rango de Alcohol: 5,5º-9º.

Vasos sugeridos: Tupipa o Vaso de Ipa.

Temperatura de servicio: 7º-12º.

 

Algunos opinan que es un estilo un poco pasado de moda, superado por otras Ipas, y es cierto que ahora se ven menos ejemplos en las estanterías de las tiendas, pero no cabe duda de que es un estilo, en el que las maltas y los lúpulos se integran de manera diferente, con un amargor delicioso y un balance equilibrado. Así que si tenéis una sed seca, estáis en una calma tensa o sentís un fuego helado cogeros una Ipa negra y brindad por el oxímoron y por la cerveza con Salud y Birras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas