Mucha gente cuando degusta una cerveza lo hace de tal manera  que no está sacando el máximo partido a los elementos organolépticos de la misma y no detecta multitud de aromas, sabores, procesos, texturas y características  que están ahí  y por las que probablemente ha pagado, de manera que no solo  malgasta su dinero y tiempo sino que puede llegar a pensar que esta no le gusta  y que la cerveza no merece la pena cuando realmente lo que está haciendo es tomarla mal.

Cuando nos tomamos una cerveza, tan importante como la calidad de la misma es la temperatura a la que se sirve, el ambiente y por supuesto el tipo de vaso en la cual vamos a tomarla.

Vamos a repasar los principales tipos de recipientes para degustarla. El vaso o copa ideal para cada tipo de cerveza, así como la manera de servirla y los recipientes donde no deberíamos hacerlo.

¿Por qué tantos recipientes diferentes?

Podríamos dar las siguientes razones:

· La razón más importante es que según su forma, dimensiones y capacidad nos permitirá realzar al máximo las cualidades organolépticas de la cerveza (olor, sabor, color), así como resaltar la espuma que genera la cerveza al servirla.

· Cada vaso puede reflejar las tradiciones nacionales, la legislación relativa a las medidas que sirven.

· A veces estar relacionado con aspectos prácticos de apilamiento, lavado, evitar la rotura.

· Disponer de un vástago que sirva para evitar que el calor del cuerpo de la mano del bebedor caliente la cerveza.

· Para fines comerciales y para diferenciarse de la competencia.

Como norma general, podríamos decir que las cervezas de fermentación alta se sirven en vasos de copa ancha para apreciar los aromas (por ejemplo, tulipas, copas), mientras que para las de fermentación baja se utilizan más vasos delgados y largos que favorece la efervescencia, la ascensión de las burbujas (por ejemplo, vaso Pilsner).

Pero esto tiene muchas excepciones….vamos a verlas

Podemos decir que cada estilo tiene su vaso apropiado, a veces incluso cada marca de cerveza tiene su propio diseño de vaso.

Jarra de Gres o cerámica

Jarras de Gres o cerámica

Utilizados principalmente para servir cervezas lagers de estilo Viena, Múnich o Helles.  Son buenas para los días de calor para evitar que la cerveza se caliente.

Existe una variedad de jarra de cerámica con tapa metálica cuyos orígenes se remontan  al siglo XIV en Europa central. Se ideó para evitar la entrada de moscas ya que en esa época podían  contaminar la cerveza por las plagas existente (peste negra).

Hoy en día estas jarras suelen ser más decorativas y se le denomina  Stein (piedra en alemán) puede servir para evitar que caigan hojas  pero no da grandes beneficios para la cerveza impide que el calor de la mano caliente la cerveza .Está diseñada para cervezas tiradas de barril, oscuras o claras, generalmente de baja fermentación  de sabores suaves, livianos y  refrescantes pensadas para beber a grandes tragos donde la parte visual no sea  muy importante.

Copa tulipa

Diferentes formas de copas tulipa

Su diseño en forma de tulipán favorece la captura de las cualidades aromáticas de la cerveza, mientras que su boca ceñida permite que una capa gruesa de espuma. Copa adecuada para servir cualquier tipo de ale belga, cervezas de frutas o biere de garde. En general cualquier cerveza con sabores fuertes y buena graduación alcohólica

Por el estrechamiento que este vaso tiene en el cuello, el líquido demora en calentarse. Además, favorece la formación de burbujas, la concentración de sabores y asegura que la capa superior de espuma sea más gruesa. Facilita la retención y el realce de aromas volátiles, mientras que mantiene espuma. Es ideal para las cervezas con cuerpo y espuma cremosa. Una variedad es el «vaso Thistle» donde se sirven las Ales escocesas Es una copa tulipa modificada para asemejarla a la flor nacional de Escocia

Algunas cervezas para tomar en copa de tulipa

American, Doble, Imperial IPAS, Belgian Dark Ales, Belgian IPAS, Belgian Strong Pale Ales,  Bieres de Garde , Cervezas lámbicas, Gueuze Faro Frutas, Flandes Red Ale o Oud Bruin.

Copa tipo cáliz

Se trata de una copa de boca muy ancha, gruesa y de base fuerte, perfectas para cervezas intensas y muy aromáticas ya que los aromas aparecen sobre la superficie y se oxigena fácilmente.

Su forma permite una buena retención de espuma de hasta 2 cm. Por encima del borde y deja que ésta baje lentamente.

Empleadas para servir cervezas trapenses o  de abadía (doble, triple o Quadruple) así como otras ales e ipas belgas ó la cerveza de trigo Berliner Weisse.

Tiene la ventajas de conseguir una buena retención de la espuma y permite saborear la cerveza con profundos sorbos

Además permite no calentar la cerveza. Es una copa elegante.

Algunas cervezas para tomar en copa de Cáliz

Belgian Strong Ales, Belgian Christmas Ales, Belgian IPAS, Berliner Weisse, Dubbel Trapense o de Abadía, Triple Trapense o de Abadía o Quadruple Trapense o de Abadía.

Jarras de Cerveza

A parte de las jarras de cerámica, tenemos las jarras de vidrio. Son robustas, de vidrio grueso, lisas o con hoyuelos, de gran capacidad y con un asa que impide que el calor de la mano enfríe la cerveza. Están pensadas para poder chocarlas a la hora de brindar. Según el sitio donde nos encontremos pueden tener diferentes denominaciones:

 Mass o Maß es una palabra del idioma bávaro CON una medida de 1.069 litros, aunque actualmente se utiliza para denominar una jarra de cerveza de un litro. Es la jarra habitual en los grandes festivales de cerveza, como el conocido Oktoberfest de Múnich. También se la conoce como Seidel con paredes lisas. En inglés hablamos de una Mug o  para una jarra de cerveza. Pensadas para cervezas suaves, refrescantes y ligeras con poca profundidad de sabor y con buena carbonatación pues su boca ancha permite la formación de espuma y  su liberación, además permite mantener la temperatura y ver el contenido.

Algunas cervezas para tomar en jarra

Germán Helles, Germán Pilsener, Lager Dunkel, Schwarzbier, Keller /Zwickel Bier, Marzen, Oktoberfest, Viena, Cervezas ahumadas o Lagers Industriales.

Vaso tipo weizen


EL Bavarian Weizen, es un vaso originario de Alemania y se utiliza para servir cervezas de trigo. El vaso es estrecho en la parte inferior y ligeramente más ancho en la parte superior, lo que permite controlar la copiosa espuma de las cervezas de trigo alemanas o Weizen.

Debido a su forma alargada, atrapa fácilmente el aroma y es visualmente muy agradable. Por lo general tiene una capacidad de 500ml aunque en algunos países como Bélgica puede ser de 250 ml o 330 ml.

Con su longitud y sus finas paredes, permite apreciar el color de la cerveza y dándole además mucho espacio para contener la mullida y atractiva espuma asociada al estilo.

También conocido como pata de elefante permite algunas variaciones como la forma de bota. Producido específicamente para darle volumen a la espuma, y poder disfrutar de los aromas a banana y fenólico propios del estilo

Algunas cervezas para tomar en vaso Weizen Hefe Weizen, Dunkel Weizen, Kristall Weizen, Weizen Bock, Gose o American Wheat Ale

Vaso de tubo o Stange

Se trata de otro vaso de origen alemán, de forma cilíndrica, largo y estrecho que conserva bien la adherencia y la persistencia de la espuma.

Adecuado para cervezas lager. Amplifica los matices de la malta y el lúpulo. También son ideales para cervezas más delicadas ya que por su formato angosto permiten concentrar su sabor, además destaca el brillo, facilita la formación de espuma y es adecuado para degustar cervezas aromáticas.

Stange  significa en alemán barra  y eso es exactamente lo que se asemeja.

Una variante es el vaso Shaker que es un vaso de media estatura que ayuda a formar una buena espuma. Es un tipo de vaso muy parecido al vaso conocido en España comúnmente como vaso de caña

Este que dependiendo del sitio suelen tener una capacidad de 20 o 25 cl. Ofrece la cantidad justa para que el contenido no se caliente y se pueda repetir con otras que vendrán fresquitas.

Algunas cervezas para tomar en vaso de tubo

Kolsch, Cervezas Lager industriales, Gueuze, Cervezas lámbicas de frutas, Cervezas ahumadas o Rauchbier o Bohemian Pilsner.

Vaso Pilsner o Pokal


Son altos, más delgados en la parte inferior y más anchos en la parte superior, con forma cónica.

Su forma esbelta y cónica a veces con forma de trompeta permite mantener la carbonatación de estos estilos, además permite apreciar también su claridad, transparencia y  color al tiempo que permite la retención de espuma para mantener el sabor y aroma del lúpulo.

Un diseño que permite que los aromas apunten directamente a la nariz mientras bebemos.

Casi siempre son mas pequeños que una pinta con una capacidad que se sitúa entre los 250  a 360 cl.
Favorece la apreciación del color, la claridad y la carbonatación. Promueve la retención principal. Realza la percepción de volátiles.

Algunas cervezas para tomar en vaso Pilsner

Bohemian, Bavarian y American Pilsner, Doppelbock, Pale Lager, Dortmunder Export, Strong Lager, Dark Lager, Maibock, Light Lager, Cervezas sin alcohol o Bock

Vaso de Pinta

Se trata de uno de los vasos más utilizados en los pubs ingleses para servir cualquier tipo de ale británica, Porter o Stout.

Su forma de cono invertido con un ensanchamiento cerca del borde permite la formación de una espuma cremosa, pero que tiene efectos contrarios en otras tipos de cervezas. También permiten que los vasos sean apilados uno dentro del otro sin ser atrapados.

Existen dos medidas: 16 y 20 onzas, esta última variedad es indicada para cervezas con espuma abundante.

Es barato para hacer. Fácil de  almacenar y fácil para beber.

Una Pinta es una unidad de volumen inglesa. La versión imperial usada en el Reino Unido es de 20 onzas líquidas, y equivale a 568,26125 ml, y media pinta a 284ml. mientras que en los EE.UU. es de 16 onzas líquidas, y equivale a 473,17647 ml.

Algunas cervezas para tomar en vaso de  Pinta

American Amber/Red Ale, Blonde Ale, Brown Ale, American Ipa, English Porter, Baltic Porter, Winter Warmer, Black Ipa, Stout, PumpKin Ale, Irish Red Ale etc.

Copa tipo flauta

La elegancia del champán y otros vinos espirituosos se presta también a ciertos tipos de cerveza.

La copa con forma, larga y estrecha , garantiza que la carbonatación no se disipe con demasiada rapidez, muy adecuada para servir cervezas afrutadas y gaseosas que incluyen una carbonatación activa, un aroma intenso y una presentación visualmente atractiva.

Generalmente es alto, de tallo largo y delgado, hecho con paredes delgadas de vidrio. El vástago largo permite disfrutar de la cerveza sin que las manos entre en contacto con el recipiente y se produzca el calentamiento de la cerveza..

Es un poco mas corto que el tradicional de champan. Tiene la ventaja de que realza y ayuda a apreciar la carbonatación, libera volátiles rápidamente para dar un aroma más intenso.

Algunas cervezas para tomar en Copa Flauta

Brut Ipa, Lámbicas de frutas, Wheat Ale, Flandes Red o Faro.

Copa Snifter

Su amplia superficie inferior redondeada está diseñada para aumentar la transferencia de calor de la mano, por lo tanto, calienta la cerveza.

La parte superior se estrecha hacia adentro para potenciar y capturar los elementos volátiles (aromas). El vaso destaca la espuma de las cervezas con cuerpo y fuerte, con más de 8 % alcohol.

Se recomienda para cervezas belgas, imperial stout, Barley wine, double IPA o una bière de garde. Normalmente se utiliza para brandy o coñac, estas copas de gran bola y boca estrecha son perfectas para capturar los aromas fuertes de las cervezas inglesas. Existe una gran gama de volúmenes, pero todos ellos dejan espacio para agitar en remolino.

Otros formatos

También se pueden encontrar otros formatos para degustar la cerveza.

Podemos usar una copa de vino de gran tamaño para beber cerveza que tendrá ventajas. muy similares a los de una copa de cáliz, pues su forma y tamaño ayuda en la creación y la liberación del aroma.

Otro tipo de copa es la Teku se trata de un híbrido anguloso entre copa de vino y copa tulipa, diseñada para potenciar las características organolépticas (aroma y sabor) de la cerveza con objetivo en la cata, pudiendo ser utilizada con cualquier estilo de cerveza.

El vaso Ipa cuenta en su base cuenta con una serie de bordes curvos que permiten airear la cerveza adecuadamente. El vaso de Kwak , aparentemente, se originó en los días de los carromatos antiguos. Los viajeros a menudo debían parar en posadas para descansar; pero estos cocheros a menudo tenían que quedarse con el correo que portaban o sus caballos; y ya que las tazas y copas comunes no eran prácticas para los guantes de monta de caballo.

Donde no tomar cerveza jamás

Hemos visto que tomar la cerveza en los recipientes adecuados  mejora

la experiencia organoléptica que permite disfrutar mejor de sus aspectos visual, olfativa y gustativa.

Es evidente que hay también muchas formas de tomar cervezas de manera inadecuada, porque  no permitirán disfrutar totalmente de la  grata experiencia que el maestro cervecero ideó cuando la elaboró y que incluso pueden hacer que esta sea desagradable al paladar.

Uno de los factores que perjudicarán tu experiencia al beber cerveza es que

 las temperaturas demasiado  frías destruyen los sabores en las cervezas, Es decir cuando la servimos en jarras heladas impedimos que ésta ofrezca toda la gama de aromas y sabores que la caracterizan. A temperaturas más bajas los receptores olfativos perciben  menos sustancias volátiles y las papilas gustativas dan una señal menos intensa por lo que tomar cerveza muy fría se traduce en una experiencia mucho más plana

Cuando tomamos una cerveza en una jarra helada, el hielo que se adhiere a la jarra puede absorber olores no deseados, olores a otro tipo de alimentos que se hayan guardado en el congelador.

Por otra parte una vez que el hielo se vaya derritiendo, se ira incorporando a la cerveza aguándola. Los cristales de hielo adheridos a la jarra  van a perjudicar la formación de espuma, que es una característica fundamental en cualquier cerveza.

A menor temperatura se va a provocar una mayor retención de CO2 y por lo tanto al tomarla tendremos un trago mucho mas pesado.

Cuando sirvamos una cerveza, lo mejor es servirla en un vaso a temperatura ambiente. Es bueno humedecer las copas en  agua fría para que estén frescas y húmedas. De esta manera, la cerveza se sirve mejor.

Otro gran error, es tomarla en un vaso de plástico. El plástico es mucho más poroso que el vidrio (que en sí es casi impermeable al oxígeno y al dióxido de carbono). En términos simples, esto significa que la cerveza, refresco o vino al estar en plástico dejarían escapar más fácilmente el dióxido de carbono que hace que sea efervescente en un primer momento. La otra ventaja del vidrio es un elemento neutro,  no interactúa químicamente con lo que se almacena en su interior. Cuando se come o bebe algo en vidrio, está experimentando el sabor puro del alimento o bebida, nada más, nada menos.

El plástico, por el contrario, está lleno de productos químicos que podrían liberarse dentro la cerveza arruinándola

Cuando bebemos la cerveza directamente de la botella o lata se pierden todos los matices de aromas y sabores; lo único que se consigue es que la cerveza ni siquiera entre en contacto con las papilas gustativas.

Verter la cerveza en un vaso de cristal, activa la carbonatación y crea una cabeza espumosa. Cada vez que una de esas diminutas burbujas estalla, libera una pequeña ráfaga de aroma, que inhalamos al momento de dar un sorbo.

Después se mezcla en la lengua, lo que  da una experiencia plena de sabor

Si bebemos la cerveza directamente de la botella o la lata, este gas entra directamente al estómago dando la sensación de hinchazón y pesadez que muchas personas relacionan con la cerveza. En una botella, el CO2 se mantiene por más tiempo que en un vaso por su pequeña abertura de salida.

Se debe tomar en un vaso o copa de cristal, que no esté congelada y sin restos de jabones o detergentes.

Cada tipo de cerveza tiene una temperatura recomendada para su consumo.

Primero elegimos la cerveza, después elegiremos el vaso adecuado, pensaremos en buen maridaje, la enfriamos a la temperatura adecuada, lavaremos y refrescaremos la copa

A partir de aquí serviremos la cerveza en dos tiempos:

La clave de la primera fase del tiraje reside en que la cerveza resbale por el interior de la copa para que no pierda carbónico y no genere espuma, porque en este primer paso no nos interesa. “El vaso tiene que estar en un ángulo de 45º.

Conforme vamos llenando la copa, ya sea de grifo o botella, nuestro objetivo es llenar el 75% de la capacidad, en ese momento debemos poner la copa en posición vertical

Ahí finaliza el primer tiempo del tiraje.

El objetivo de esta segunda fase es crear la corona de espuma, que es la clave que distingue al servido perfecto de la mediocre. En este paso el procedimiento cambia notablemente entre la cerveza de botella y de barril.

En botella

La corona de espuma en botella se consigue colocando ésta perpendicular a la copa para que la cerveza caiga y rompa en el centro. Es importante elevar un poco la botella para que, al caer, la cerveza genere una corona adecuada. Dependiendo del tipo de cerveza hay que elevarlas más o menos. Cuanto menos carbónico de origen tenga la cerveza más la tenemos que elevar, pero normalmente se debe servir a una altura de entre 7 o 15 centímetros”.

En barril

Para servir la espuma en la cerveza de barril debemos abrir en un 25% el recorrido del grifo. Así conseguimos que nos caiga un caudal de crema de espuma. Ese caudal debe romper la primera capa de espuma que obtuvimos en el primer tiraje. Llenamos con la espuma hasta el borde de la copa. En ese momento, cuando está ya echada entera, la corona de espuma o giste, debe ser de unos 3 cm. Debemos observar el resultado y corregir si es preciso

Lo importante siempre es degustar correctamente esa cerveza.

Si la cerveza está bien servida, en su recipiente correcto y a la temperatura adecuada, disfrutaremos por triplicado (visual, olfativa y gustativa) de esa maravillosa experiencia. Solo nos queda terminar con un gran Salud y birras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *