Ir a la barra de herramientas

Mirando a las estrellas

Hoy vamos a hablar de uno de los símbolos cerveceros por antonomasia. La estrella de seis puntas y vamos a indagar en su origen y significado.

 

 

Etiqueta Estrella Galicia. Principios siglo XX

En un mundo como el actual que es cada día menos reflexivo y que nos aporta una cantidad de información, en donde tenemos a nuestra disposición libros, cursos, tratados, videos de cualquier tipo de conocimiento humano.

Una de las consecuencias de esta saturación de información es que mucha gente cada vez usa menos tiempo para informarse o para reflexionar, y prefiere digerir esta información en forma resumida, de tal manera que cada día leemos más titulares y menos noticias, no tratamos de verificar las fuentes, o de contrastar las noticias. Nos quedamos con lo que nos dan, de forma resumida e incluso a veces de forma ya reflexionada para que nosotros no tengamos que hacer nada más.  He aquí uno de los grandes problemas de este siglo XXI que puede llevarnos hacia el infantilismo, la credulidad, las noticias falsas o medias verdades y el atontamiento genérico.

Pero como aquí venimos a hablar de cervezas,  vamos a hablar de simbologías cerveceras. Un símbolo es una representación sensible y no verbal de una idea compleja, y que resulta de un proceso de asimilación y síntesis de dicha idea en una cultura. Esa representación sensible puede tratarse de un elemento gráfico, visual, auditivo o figurado. Por lo tanto, un símbolo surge de un proceso de convencionalización de un concepto y del modo de expresarlo distinto al lenguaje verbal.

 

Imagen alegórica de un cervecero

Muchas veces la representación simbólica que tenemos de diferentes personajes, objetos, empresas o gremios no tiene nada que ver con sus verdaderos orígenes, y esta se ha contaminado en algún momento de la historia hasta llegar nosotros de una manera deformada pero atractiva. Ejemplos curiosos los tenemos en los casos de Papa Noel o San Valentín cuyas representaciones simbólicas poco tienen que ver con sus supuestos hechos ni con sus imágenes.

Hoy vamos a ponernos a mirar a las estrellas, y os recomiendo que lo hagáis con una buena cerveza en la mano, y si no hay contaminación lumínica pues mucho mejor. Si nos fijamos bien la estrella es un símbolo muy utilizado en el mundo cervecero, lo podemos encontrar en logos, carteles, anuncios e incluso en los nombres de multitud de cervezas y eso no es algo gratuito, todo tiene un origen, un porque, pero en este caso como en muchos otros esto se diluye en una especie de bruma de la historia, no parece tener un origen claro y se confunde con otros significados.

Pero vayamos al principio. Como hemos dicho uno de los símbolos que se utilizan para representar al gremio cervecero es la estrella de seis puntas. En ocasiones podemos ver que algunas marcas utilizan las de 5 puntas pero creo que obedece más a una cuestión estética y de marketing que a otros significados porque a pesar de que algunos autores le atribuyen también una simbología alquímica es bastante rara en la heráldica clásica, se introdujo notablemente para la bandera de los Estados Unidos en la Ley de la Bandera de 1777 y desde entonces se ha utilizado ampliamente en las banderas con lo que la estrella de la que hablaremos aquí es la estrella de seis puntas.

Este símbolo se empieza a ver a como símbolo cervecero a finales del siglo XIV y ya era la insignia oficial del algún gremio de cerveceros allá por el 1500.

Esta figura geométrica, que técnicamente se llama hexagrama, ha existido en todo el mundo durante varios milenios, generalmente como un talismán. Esto incluye el Medio Oriente, África y el Lejano Oriente. La aparición más temprana en un contexto judío es de los siglos XVI-XIII a. C., pero mucho después continuó su uso generalizado en otras circunstancias no asociadas con la fe judía. Se empieza a utilizar sobre todo en Alemania para indicar que había cerveza de grifo.

 

Antigua posada con la simbologia de la estrella de seis puntas

La época en la que se empieza a utilizar es la Baja Edad Media, en los cuales la vida era muy diferente a la de ahora. Estamos hablando de un mundo feudal, eminentemente rural, con unas enormes tasas de mortalidad y analfabetismo. Evidentemente estamos hablando de un mundo que no es homogéneo y las costumbres y modos de vida de un sitio podían diferir bastante de los de otro. 

En este mundo tanto los niños como los adultos bebían cerveza o vino ya que muchas veces era más seguro que beber agua, por los procesos de hervido, y la capacidad antibacteriana del alcohol y del lúpulo.

A diferencia de nuestros tiempos, la mayor parte de la población vivía en el ámbito rural, la cerveza no era tan fácil de conseguir como ir a una taberna y pedir una jarra, en el campo la elaboración de cerveza era una ocupación doméstica que generalmente realizaban las mujeres. En las ciudades también había gremios de cerveceros y también se elaboraba en los grandes centros monásticos.

 

Imagen medieval de un cervecero

Como un gran porcentaje de la población no sabía leer, tenían que usar gran cantidad de simbología para comunicar, podemos encontrar hoy en día muchas de estas simbologías en capiteles románicos, que tenían la intención de educar, asustar o formar al pueblo iletrado.

También los dueños de las tabernas o de talleres artesanos, tenían que comunicarlo de alguna manera. Para indicar a los clientes (potenciales) dónde había comida y bebida disponibles, las casas debían marcarse con símbolos distintos,

Las cervezas que se consumían también serian diferentes, ya que eran  parte fundamental en la dieta de adultos y niños, no debían ser muy fuertes, normalmente se consumía a los pocos días de elaborarse y generalmente no se trasladaba a poblaciones muy lejanas.

Estas cerveceras rurales podían vender también otros productos como pan, queso o pasteles.

 

El marcado de las casas en el sentido actual es relativamente nuevo: los nombres de las calles y los números de las casas se introdujeron en gran parte de Europa solo a fines del siglo XVIII, sin embargo, el uso de símbolos para indicar hospicios y tabernas es más antiguo. Como muchas personas no podían leer en esos tiempos, los símbolos fáciles de interpretar eran la opción obvia.

En Alemania las tabernas de vino usaban ramas de vid y tabernas de cerveza espigas de grano.

 

La rama de espigas como simbolo para indicar que servian cerveza de grifo.

 Con alguna interpretación, uno podría imaginarse un pico en el hexagrama, con el paso del tiempo, estas ramas específicas para bebidas se convirtieron en ramas generales o racimos y arbustos, que se montaron en un poste sobre la entrada de la taberna. En otras partes de Europa también había otras simbologías como una escoba en la fachada o una silla frente a la casa.

 

Otras simbologias como la escoba aparecen en Inglaterra

Cuando queremos encontrar las hipótesis del origen de este símbolo es cuando empiezan a  aparecer las dudas o las diferentes versiones y es difícil determinar cuál puede ser la más fiable. Hemos visto que podría ser una deformación de la corona de espinas o ramas que se ponía en las fachadas de las tabernas que servían cervezas.

La hipótesis más extendida, aceptada incluso por el Beer Hunter Michael Jackson (1947-2007) en su obra The Word Guide to Beer (1977) tiene que ver con la alquimia.

La alquimia es una antigua practica protocientífica y una disciplina filosófica que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la medicina, la astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte.

La estrella de seis puntas o hexagrama que resulta de superponer dos triángulos equiláteros es un símbolo asociado también a la práctica alquímica. En este contexto el símbolo representaría los elementos primarios de la tierra, el fuego y el agua, y consideraría que la estrella los une para simbolizar el arte de elaborar cerveza.

 

Significados alquímicos de la estrella de seis puntas.

Según este diagrama de Hans Kestler, ex maestro cervecero de Huber Brewery, que ilustra los componentes de la estrella de los cerveceros, en relación con la elaboración de la cerveza y la alquimia. Estos elementos incluyen fuego, el elemento masculino de acción y determinación, representado por un triángulo que mira hacia los cielos. El elemento masculino del aire que se ocupa de la comunicación y la inteligencia es también un triángulo, mirando hacia arriba, pero con una línea horizontal que simboliza las nubes en la cima de la montaña.

Estos dos elementos son ascendentes y se rigen por el principio de ligereza. El elemento femenino del agua está representado por un triángulo que mira hacia la tierra, como los ríos que fluyen a los terrenos más bajos. La Tierra es el otro elemento femenino que está representado por un triángulo que apunta hacia abajo con una línea horizontal que representa la superficie de la tierra. Estos dos elementos están regidos por el principio de la gravedad. Estos cuatro elementos combinados representan la Gran Obra en la alquimia, lo que significa armonía, equilibrio y paz.

Trasladando todo esto al arte de elaborar cerveza las puntas se corresponderían con el agua, la tierra  y el fuego utilizados para la elaboración de cerveza junto a los sus tres ingredientes conocidos en la edad media agua, grano y lúpulo.

Como decíamos antes El hexagrama también es un símbolo común en el judaísmo. Un cervecero erudito alemán, el Dr. Matthias Trum de la Cervecería Heller Trum en Bamberg, ha  argumentado que la estrella cervecera puede ser de origen judío.

Este símbolo que en la imaginería judía representaría la lucha entre David y Goliat representado como un hexagrama simbólico de esa energía y lucha entre el cielo y la tierra y estaba grabado en el anillo del hijo del rey David, el que será conocido posteriormente como rey Salomón. Según esta tesis las primeras comunidades judías en Baviera y Praga usaron la estrella como un signo de protección física.

Trum explica que las banderas de las milicias judías en Praga enarbolaron la estrella, que también apareció en los hogares judíos para evitar malos presagios. El fuego era un peligro especial para las estructuras de madera, y era un riesgo cervecero bien conocido durante siglos.
Otros autores afirman que el uso del emblema por los fabricantes de cerveza se originó independientemente de la estrella judía, y no tiene conexión histórica con ella. Algunas teorías prefieren centrarse en el segundo significado del hexagrama: su uso como símbolo de protección. En tiempos medievales las estrellas de seis puntas también era un signo contra la mala suerte, los demonios, las armas y el fuego. En esta época se originaban con frecuencia peligrosos incendios en casas y cervecerías, además podemos encontrar el hexagrama en los emblemas de otras profesiones que se enfrentaron al fuego, como los deshollinadores Con lo que el hexagrama podría no haber sido un símbolo alquimista, sino más bien un símbolo de protección contra el fuego y los demonios.

 

Foto de Praga. Principios siglo XX

Lo que nos queda claro es que esta simbología de origen medieval se fue adaptando cada día mas a su significado cervecero primero en Alemania y Centroeuropa después en los EEUU y por todo el mundo se fue asociando la estrella de seis puntas con el oficio cervecero. Como curiosidad apuntamos que durante el periodo nazi las estrellas desaparecieron de las cervecerías.

 

Trabajadores de la cerveceria Radeke EEUU. Principios siglo XX

Gracias a Dios, hoy están de vuelta y podemos fijarnos en ellas para encontrar buena y fresca cerveza y mirar a las estrellas y brindar con un Salud y birras.

FUENTES

http://www.brewingmuseum.org/articles/six-point-brewers-star

https://www.schlenkerla.de/biergeschichte/brauerstern/html/ausschankzeichene.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Five-pointed_star

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *